Ayer sábado 11 de febrero, a eso de las 9 de la mañana, una treintena de jóvenes de Atarrabia volvimos a ocupar el edificio nº 1 de la calle Padre Murillo, igual que hicimos en septiembre de 2004.

Ayudados por un par de mazas y unas ganas increíbles de volver a tener un gaztetxe en Atarrabia, tiramos el muro de ladrillos que en su día levantaron, y nos metimos adentro. Nos pasamos parte de la mañana acondicionando el local para poder realizar actividades; hubo gente que se dedicó a poner propaganda por el pueblo para informar de lo ocurrido y, sobre todo, para animar a la juventud a que visitase y participase en este proyecto. Por otro lado, a eso de las 11, un par de personas, después de llamar al nuevo dueño del inmueble (construcciones MUROA), se juntaron con él: se le explicó la situación y se intentó llegar a un acuerdo para que no denunciase y nos dejase estar en el gaztetxe hasta su derribo. Éste no accedió, nos dijo que nos fuésemos de inmediato y fue directamente a hacer la denuncia. Después hicimos una asamblea y decidimos seguir con las actividades previstas para ese fin de semana.

A las 11:30 se hizo la rueda de prensa donde se leyó el comunicado.

A las 12 llenamos el estomago con un buen almuerzo. Mientras tanto, se podía ver una exposición de noticias de prensa de la gazte asamblada desde el año 1992 hasta el 2005.

A eso de la 13:00, mientras hacíamos pancartas en la calle y recogíamos alguna firma a favor de locales municipales gestionados por la juventud, la policía foral identifico a 4 personas.

A las 14:30 comimos.

Después de comer se acabó de acondicionar la parte de abajo para los conciertos que teníamos previsto hacer a la noche: se puso una barra, unos bancos…

Luego se hizo otra asamblea, y hacia las 20:00 salimos disfrazados en kalejira para que la juventud y el pueblo en general aprovechara el gaztetxe ya que el miércoles tienen intención de derribarlo, y para reivindicar nuestro derecho a tener un gaztetxe gestionado por nosotr@s mism@s. Justo cuando acabó y entrábamos al gaztetxe, apareció la policía nacional preparada para desalojarnos. Rompieron la cadena que cerraba la puerta y entraron dentro. Identificaron y tomaron los datos de tod@s l@s que allí estábamos en ese momento, que éramos 16. Después de vacilarnos y llevarnos algún porrazo y alguna patada nos dejaron irnos.


Para terminar solo nos queda decir que el responsable de la situación que vivimos l@s jóvenes es el ayuntamiento, y es él quien debería de solventar las necesidades y exigencias que tiene la juventud de Atarrabia. Son ya 16 años los que llevamos pidiendo un local autogestionado por la juventud y el ayunta no hace ni caso, por eso nos vemos obligados a realizar ocupaciones de este estilo.

Para denunciar esta situación y para reivindicar un gaztetxe autogestionado en Atarrabia os invitamos a la mani que haremos el 4 de marzo a las 19:00 en la plaza del ayunta.

>> menu nagusira itzuli <<