>> menu <<

En éste último mes, se están realizando los siguientes juicios:

Urtarrilak 25: Un joven al que se le pide 33 meses de cárcel por un supuesto delito de “atentado y lesiones”. Se le acusa de haber golpeado y atropellado con la bicicleta a una agente de la policía municipal, y luego darse a la fuga, todo un nuevo montaje policial.

Urtarrilak 27: Al último intento de reokupacion del Euskal Jai. Cinco jóvenes se enfrentan a la petición del fiscal de 28 meses de cárcel para cada uno de los acusados, por desobediencia y atentado. Esta acusación responde a un intento de ocultar la brutal respuesta policial, así como criminalizar toda iniciativa popular.

Otsailak 6, 7, 8: Acusad@s de desobediencia y atentado a la autoridad. Se les pide entre 8 y 18 meses de cárcel. Siete de l@s juzgad@s se encontraban dentro del Euskal en el momento del desalojo y otr@s cinco fueron detenid@s en la calle, tod@s acusad@s solamente con los atestados policiales, sin prueba de ningún tipo.

Otsailak 21: A tres personas. A dos de ellas les piden 8 meses de cárcel por desobediencia grave al haberse subido a la catedral en una acción de protesta. A la otra le piden 18 meses de cárcel por un atentado contra la policía municipal que solo existe en la imaginación de éstos.

Por todo esto, el sábado 4 de febrero a las 17:30 se realizó una manifestación ruidosa, con el lema “OKUPAZIOA EZ DA DELITUA, ERREPRESIOARI AURRE EGIN!!”,donde fueron más de 1500 personas las que se juntaron para revindicar el derecho a gestionar espacios de manera popular, participativa y autogestionada; el rechazo a la respuesta penal que el Estado se está poniendo en marcha; y apostar por la okupación y la desobediencia civil como herramientas necesarias y legitimas.

La Gazte de Atarrabia fue unas de las tantas personas que también se sumo a éste acto. Y horas antes realizó una comida autogestionada y estuvo apañando algunas banderolas.
A raíz del desalojo del Euskal Jai (agosto 2004), fueron detenid@s más de 100 personas, aunque solo ejercen acusaciones contra menos de 40; que poco a poco están siendo juzgadas con fuertes peticiones de meses de cárcel.